El viernes 20-01-12 tomábamos la R5 con dirección norte, y una vez que bordeamos Rotorua, agarramos la R33 hasta la intersección con la R2 que nos llevaría a Tauranga, en la región de Bay of Plenty.
En seguida nos dimos cuenta que habíamos llegado a la zona industrial mas reconocida a nivel mundial del país, un sin fin de huertos nos dejaban ver como iban creciendo los kiwis (fruta) que luego se cosecharan en invierno.
Una vez en Tauranga nos recibió una ciudad muy linda con un centro comercial
lleno de vida. Nos detuvimos allí y caminamos unas cuadras hasta desembocar en la costa. Cuenta con un puerto bastante grande y que recibe unos 82 cruceros al año. También tiene un aeropuerto nacional a solo 5km del centro de la ciudad.
Viendo que el día estaba soleado preferimos acercarnos al área de playa para tomar unos mates frente al mar y quedarnos el resto de la jornada allí. Fue así que, luego de cruzar el puente que une Tauranga con Mount Maunganui, llegábamos a la capital del surf de NZ!!
Un paisaje hermoso de arena blanca, un mar azulado minado de surferos y una montaña que descansaba eternamente en el mar, nos daba la bienvenida a lo que habíamos venido a buscar en este país “unas vacaciones de verano”. Eran mas de las 17hs y el viento soplaba con ganas así que optamos por esperar al día siguiente para hacer uso y disfrute de esta bahía tan generosa que nos ofrecía playa por donde la miráramos.
El 21-01-12 por la mañana desayunamos frente al mar y luego nos fuimos de paseo a “Papamoa Beach”, un pueblito a unos 5km al sur y cuya costa es bastante mas tranquila que las otras playas. Regresamos a Mt Maunganui y pasamos allí el resto de la mañana disfrutando del calorcito veraniego, el agua salada y la arena cálida.
La montaña que anteriormente dijimos que descansaba eternamente en el mar es el Monte Mauao o Maunganui, razón por la cual la ciudad lleva su nombre. Se alza a 232 msnm y atrae a muchos amantes del trekking por la cantidad de caminos que ofrece y es el principal punto de encuentro de locales y surferos de toda la costa de Bay of Plenty, por la calidad y tamaño de las olas. El mar un poco mas revuelto que en otras áreas, permite varios deportes de agua como el surf y el paddeling, entre otros.
Cuando el sol empezó a ser más intenso cerca del mediodía, nos retiramos a comer a Omokoroa, una pequeña villa situada entre Tauranga y Katikati. La paz, la calma del mar que se empezaba a retirar y los caserones que nos rodeaban, hicieron de este lugar tranquilo, el sitio elegido para descansar un buen rato.
Tomamos la R2 rumbo a Katikati y una vez que llegamos a la ciudad nos sorprendió el apodo que recibía, la llaman “mural town”, el pueblo de los murales. No tardamos en darnos cuenta a que se debía el apodo y fue solo con ver la cantidad de paredes pintadas decorando aquel pueblito de artistas y amantes de la pintura.
Seguimos avanzando por la ruta que veníamos hasta Waihi Beach, una maravillosa playa que nos vio tostarnos y relajarnos hasta pasadas las 18hs!! Cuando consideramos que ya habíamos adquirido todas las vitaminas necesarias provenientes del sol, nos subimos nuevamente a La Tota y nos fuimos Waihi, el pueblo que alberga la playa donde habíamos estado y donde hicimos una pequeña caminata hacia el mirador de una mina de cuarzo.
Lo que observamos era un pozo de 600 metros de profundidad y que en su momento, había contenido 147km de túneles donde, allá por el año 1880, trabajaban cientos de mineros, en condiciones extremas, para extraer la piedra y venderla a costos muy bajos. Así fue como sobrevivió este poblado y hoy, en honor a ello y en memoria a todos los trabajadores, decidieron destruir los túneles dando paso a ese inmenso hoyo en la tierra, que atrae a curiosos (como nosotros) sorprendiendo a mas de uno! 
Retomábamos la R25 hasta llegar a Whangamata y dejar atrás Bay of Plenty, luego de un recorrido por el pueblo paramos en las afueras a dormir dando por finalizada otra etapa del viaje, ya estábamos en la recta final de esta Huge Aventura. 
 
Acá el resto de las fotos… 
GALERIA BAY OF PLENTY