Relato de viaje por Koh Phangan…

Después de 4 días visitando templos en Chiang Rai y Chiang Mai con nuestros amigos Isa, Pablo y Ainoha, el 27 de Febrero tocaba cambiar de aires y disfrutar un poco de las famosas y relajantes playas tailandesas. Como nosotros habiamos visitado ya alguna de las islas en nuestro viaje en 2012, y para no repetir, elegimos esta vez las islas Koh Phangan y su vecina Koh Tao para disfrutar del sol y poner nuestros cuerpos en «remojo».

Haciendo el itinerario y estudiando las diferentes opciones para llegar a Koh Phangan escogimos la forma más rápida de hacerlo. Esta era volar desde Chiang Mai a Koh Samui y de ahí un tomar ferry hasta Koh Phangan. Se podía hacer en tren (63€ con cambio de tren en Bangkok y 24 hs de viaje) o avión hasta Surat Thani y luego ferry. Pero pagando un poquito más llegaríamos a Koh Phangan bastante mas temprano pudiendo aprovechar así medio día más en la isla.

Tawan, el conductor que nos llevó a recorrer algunos templos de Chiang Mai, nos pasó a buscar por el hostel a la hora acordada. A las 7:10 de la mañana ya estaba el buen hombre en la puerta del hostel y a las 7:15 partimos en su songthaew rumbo al aeropuerto (150 ฿ – €4,40), al que demoramos unos 20 minutos en llegar.

El vuelo de Bangkok Airways, por el cual pagamos 95€ cada uno, partió incluso antes de la hora prevista!! Un tranquilo vuelo de poco mas de 1 hora y media y ya estábamos en Koh Samui, mas cerca del mar!!! Desde el aeropuerto ya teníamos reservado el ferry con la empresa Seatram que incluía además el traslado desde el aeropuerto al muelle. Todo el «combo» costó 1040฿ (30,5€) por persona.

Tal y como nos indicaba la información del voucher nos acercamos al stand correspondiente. Estaba todo perfectamente organizando, nos pusieron un sticker en la camiseta con el destino final, nos guiaron hasta una puerta donde de forma muy organizada nos distribuyeron en diferentes mini vans que partían en dirección al puerto. Una vez ahí hicimos el correspondiente check in y luego nos tocó esperar unas 2 horas.Disfrutando del entorno se hizo la hora de embarcar. Todos los que íbamos tanto a Koh Tao como a Koh Phangan subimos en el mismo ferry. El barco iba totalmente lleno, aunque esto no fue realmente un problema ya que el trayecto hasta Koh Phangan duro solamente 30 minutos!! Nada!!

Koh Phangan

Koh Phangan, una de esas islas paradisíacas del sudeste de Tailandia, se encuentra dentro del golfo de Tailandia y es internacionalmente famosa por la Full Moon Party. Una interminable y masiva fiesta (con bastante descontrol) que se celebra cada luna llena en la playa Haad Rin, al sur de la isla.

El origen de la fiesta se remonta a 1987 cuando un grupo de viajeros mochileros y hippies organizaron una fiesta de cumpleaños durante una luna llena. Desde entonces cada mes atrae a miles y miles de fiesteros en busca de una de las noches mas «locas» de Tailandia.

Pero la isla es mucho mas que la Full Moon Party!! Con una superficie de 168 km² y siendo Thong Sala su principal población, Koh Phangan ofrece rincones de relax, playas paradisíacas y unos atardeceres de película… Justamente lo que veníamos buscando nosotros.Nosotros teníamos todo calculado y visitamos Koh Phangan una semana antes de la famosas e hiper concurrida Full Moon Party por lo que se suponía que encontraríamos algo mas de paz.

Una vez desembarcados nos recogió el dueño del hotel que ofrece servicio de taxi privado por el que pagamos 150฿ (€4,40) por persona! Saladita la cosa!!! «No te regalan nada»… diría nuestro amigo Diego.Nuestra alojamiento para estos días seria el Mae Haad Garden Inn ubicado en el noroeste de la isla, en una zona tranquila y familiar. Reservamos una habitacion doble 918฿ (27€) y una triple 1496฿ (44€) con a/c, wifi, TV,  neverita, baño privado y una ubicación perfecta,  a solo 5 minutos de la playa Mae Haad! Lujo total!!! Además el hotelito estaba super limpio y bien mantenido.

Mae Haad Beach

Hicimos el check in, dejamos las cosas, comimos algo en restaurante del hotel (muy bueno y barato) y nos fuimos rajando a la playa!!

Como decíamos, a tan solo 5 minutos del hotel se encuentra la Mae Haad Beach, votada como una de las playas mas lindas y tranquilas de toda la isla. Esta impresionante playa es una extensa franja de arena y aguas transparentes decorada con palmeras, mucha vegetación y una paz increíble.

Es ideal para descansar y hacer snorkel aunque la frutilla del postre la pone la isla de Koh Ma, una Reserva Natural Nacional y Parque Marino que esta conectada a la playa por una extensa lengua de arena y que regala una imperdible postal del norte de Koh Phangan.

Si bien había algunas nubes, el día estaba espectacular!!! Ideal para una tarde de playa!!!! Sol, chapuzones, relax, fotos e incluso aprovechamos para cruzar a la islita. Eso sí, es totalmente recomendable llevar zapatillas de agua!! La piedritas del camino se hacen notar!! Tus pies te lo agradecerán!! Antes de que nos diéramos cuenta, se hizo la hora!!! Sentados junto a la orilla observábamos como a medida que el sol se despedía, la Madre Naturaleza nos regalaba un increíble atardecer.Primeras horas en la isla y ya estábamos encantados de haberla elegido!!! Volvimos al hostel con una parada mediante en el super de camino donde aprovechamos para comprar algunas previsiones para el desayuno del día siguiente. El día no dio para mucho más… Pequeño paseo por los alrededores, cena y planificación del día siguiente.

El 28 de Febrero los chiflados del equipo (no diremos nombres por respeto y por protección de datos) se fueron a las 6:30 de la mañana a intentar ver el «amanecer» a la playa!!!! Totalmente innecesario! jajajaja. A una hora un poco mas prudente, y después de desayunar, preparamos las mochilas para partir rumbo a otra playa.

Haad Salad Beach

El plan del día era llegar hasta la playa Haad Salad. Estudiando las diferentes formas de llegar decidimos ir caminando!!!! Los taxis en la isla te arruinan y también estaba la opción de alquilar moto pero la descartamos. Así que valientes elegimos hacer los 4 kilómetros hasta la playa a pie. Si bien hacía bastante calor, el trayecto no fue tan duro como pensábamos. Es verdad que había un par de cuestas «interesantes» pero nada grave. Al final en 40 minutos, y yendo bastante tranquilos, estábamos pisando la playa.

La playa de Haad Salad esta ubicada al noroeste de la isla y es una de las mas largas de Koh Phangan. Esta paradisíaca playa de arena blanca y tranquilas aguas transparentes cuenta gran cantidad de alojamientos y restaurantes escondidos entre sus palmeras.

La encontramos algo mas masificada y construida que Mae Haad Beach, pero así y todo es un lugar hermoso con una belleza indiscutible!Cual típica rutina en la playa no faltaron los chapuzones, los nados, los ratos de relax, las caminatas y las sesiones de fotos. A la hora del almuerzo elegimos uno de los restaurantes instalados sobre de la playa (y no tan caro la verdad) frente al mar!!! Que lujo!!!

 

 

Haad Yao Beach

Despues de una tranquila digestión levantamos campamento y volvimos a la carretera para emprender camino hasta la playa de Haad Yao. Google Maps calculaba uno 20 minutos a pie… Pasamos un par de cuestas que te dejaban con la lengua fuera y cuando llevábamos unos 15 minutos mas o menos de caminata seguimos el desvío de un cartel (hecho a mano) que decía «to the beach».

Unos pocos minutos de incursión y al llegar todos comentamos que «esta playa es muy similar a la anterior». Bastante acalorados nos acomodamos bajo una pequeña sombra, nos dimos un buen baño refrescante y el sector femenino del equipo se fue de paseo por la playa. Ahí fue cuando descubrieron que «más que similar» la playa era… IDÉNTICA!!! Claro!!! Si estábamos en la misma playa pero en la otra punta!! Jajaja jajaja jajaja

Nos refrescamos una vez más, volvimos a levantar campamento y como si fuera un deja vu, estábamos los 5 nuevamente en la carretera sudando la «gota gorda». Al final anduvimos mínimo unos 20 minutos más (el de Google iba corriendo o que?) sufriendo incluso una cuesta literalmente matadora, hasta que por fin vimos el ansiado cartel que indicaba el desvío hacia la playa «Haad Yao», esta vez no podíamos fallar.

Con más de un kilómetro de largo, palmeras infinitas, una gran variedad de servicios y un innegable atractivo, Haad Yao es una de esas playas que no te podes perder si visitar Koh Phangan. Por si esto fuera poco la playa es conocida por su snorkel y por ser testigo de unos atardeceres perfectos.

Elegimos nuestro rinconcito y nos dimos un merecido chapuzón. Una caminata hasta la otra punta de la playa, fotos, relax y merienda completaron la jornada hasta que llego el momento esperado del atardecer. Sentados en primera linea, en la arena, lo disfrutamos como si estuviéramos viendo una película en el cine.

Se acababa un nuevo día de playa y la satisfacción de haber elegido Koh Phangan seguía en aumento. Para la vuelta ya habíamos desestimado totalmente la idea de volver caminando, era demasiada paliza!!! Caminamos hasta la carretera y por suerte al llegar justo pasaba un taxi (songthaew). Lo paramos, negociamos, y aunque costó que no se aprovechara de nosotros, terminamos pagando 60฿ (€1,80) por persona hasta nuestro hotel.

Ducha, super, cena y a la cama…

Chaloklum Beach

Día 29 de Febrero… Hoy nuestro destino cambiaba de rumbo ya que planeamos dirigirnos hacia el noreste para visitar la playa Chaloklum. Según habiamos leído el camino era un poquito mas suave que el que nos llevó hasta Haad Salad Beach así que repetimos reto y nos fuimos caminando.

El paseito fue bastante tranquilo y de menos de 40 minutos con solo una cuesta del 8%. Hacía bastante calor pero el cielo estaba algo nublado lo que ayudo un poco la verdad.

Chaloklum Beach esta ubicada al norte de la isla y comparándola con las playas que visitamos el día anterior es verdad que no es la mas linda. Pero la poca gente que suele haber y sobretodo la tranquilidad de su entorno hacen que esta playa se merezca una visita. Pasamos unas horas de relax, fotos y «remojos» hasta que en uno de los paseos por la arena negociamos con un taxi-boat para que al mediodía nos lleve hasta la vecina «Bootle Beach» y de regreso nos dejara directamente en la playa de Mae Haad, cerquita del hotel.

Sabíamos que suelen cobrar 150฿ por persona y trayecto desde y hasta la playa de Chaloklum. Nosotros finalmente arreglamos todo el tour por 300฿ (€8,80) cada uno.

Bootle Beach

Sobre las 13 hs estábamos los 5 subidos al bote. El comienzo de la navegación fue bastante tranquilito pero la cosa se torció cuando salimos a mar abierto!!! Nos tocaron todas las olas de frente y el bote iba pegando saltos por lo que llegamos a Bootle Beach literalmente empapados!!! La ducha travesía duro apenas unos 15 minutos pero fueron suficientes para que no quedara ni un centímetro de nuestro cuerpo seco. Decir que la postal de llegada es alucinante y se te olvida todo!!!!!!

Cuando aun estábamos secos!

Bottle Beach, ubicada al noreste de la isla, es un paraíso de una arena blanca impresionante y un mar transparente que invita a relajarse bajo sus palmeras y disfrutar de un entorno fascinante. Es accesible por barco (lo mas recomendable), a través de un intenso trekking desde Chaloklum (aunque por lo que leímos no es muy recomendable) y por ultimo también se puede llegar en scooter pero dicen que es muy peligroso hacerlo… Bajamos del bote y nos metimos en el primer restaurante que vimos, el hambre ya apretaba!! Los precios lógicamente un poquito más caros que en otras partes de la isla pero super rico!!!El resto de la tarde la pasamos bajo la sombra de una palmera, lugar perfecto para relajarse y para disfrutar del hermoso marco en el que nos encontrábamos. Sobre las 16 hs levantamos campamento ya que habíamos decidido hacer unos mates y ver el atardecer desde la isla de Koh Ma, cerca del hotel.

Con bastante incertidumbre de los que nos esperaría en el viaje de vuelta subimos al bote preparados para lo peor. Por suerte el viaje de regreso fue mucho más tranquilo, solo 4 salpicaduras inevitables pero nada que ver con el viaje de ida.

Ya en Mae Haad Beach, y aprovechando que había bajado muchísimo la marea dejando la lengua que une la playa con la isla prácticamente al descubierto, cruzamos con todos los bártulos para tomar unos mates mientras esperábamos un nuevo atardecer.Entre chapuzones, mates y un hermoso atardecer «se acabó lo que se daba». Tocaba ducharse y preparar las cosas ya que al día siguiente cambiábamos de isla.

Koh Phangan ha sido un gran acierto. Definitivamente es mucho más que la Full Moon Party y si bien no la recorrimos íntegramente, estos dos días nos sirvieron para descubrir una isla maravillosa con unas playas increíbles que vale muchísimo la pena conocer.

Decimos adiós a Koh Phangan pero no a las playas!!! Aun nos quedan varios días de viaje y varias experiencias por delante!!!

No se pierdan el resto de las fotos!!!

GALERIA KOH PHANGAN