El día 15/4 salimos bien temprano para recorrer los 540km que separan Ginebra de Paris. Ya habíamos reservado, como no, otro Formula 1 (35 euros por noche en habitación doble sin baño dentro). Llegamos finalmente a destino gracias al Tomtom, el día estaba un poco gris y ya se veía que la ciudad estaba llena de turistas (como de costumbre).

París, situada a ambos lado del río Sena, es la capital de Francia. Según ciertas estadísticas Paris, gracias a que cuenta con algunos de los monumentos, calles y museos mas famosos del mundo y con mas de 40 millones de visitantes al año, es el destino turístico más popular del mundo. 

Mapa Paris

Volviendo al relato…. Hicimos el Check-in como buenamente pudimos ya que el “simpático” recepcionista a parte de tener cara de perro, no hablaba una palabra de Inglés, o eso nos dio a entender. Sin perder el tiempo nos subimos al coche y nos fuimos directo al centro de la ciudad… aparcamos donde pudimos y a “caminar se ha dicho!!”.

Lo primero que visitamos fue la famosa Catedral de Notre-Dame (web oficial) una de las catedrales más antiguas de Francia. Había muchísima gente haciendo cola! nada raro siendo una de las ciudades mas visitadas del mundo y encima en semana santa no? Cabe aclarar que la entrada es totalmente gratuita aunque si querés subir para realizar el recorrido por el campanario hay que pagar 7 euros.

No hay palabras para describirla, y no es por exagerar, pero hemos visto muchas catedrales e iglesias por Europa y esta resulto ser de las mas impactantes por su hermosura exterior e interior y la extraña sensación que uno siente al pisar su suelo. Sencillamente única! El recorrido dentro es gratuito como ya dijimos, aunque uno siempre puede dejar limosnas si lo desea y al entrar hay una fuente con agua bendita para el necesite formar parte del lugar.Después de llenar el espíritu con esta experiencia y felices por lo que nuestros ojos estaban apreciando seguimos camino al Río Sena que se encuentra a pocos metros de la Catedral. Parece loco, pero aun con el día gris como estaba y la lluvia interrumpiendo nuestro caminar, Paris, mires por donde lo mires es HERMOSO!

Pareciera que todo en su conjunto está perfectamente complementado con el clima para que el turista pueda disfrutar de su arquitectura a pesar de las condiciones. En el famoso Río Sena circulan una especie de cruceros donde la gente puede dar un paseo de día y también los hay nocturnos con cena incluida (lo cual incrementa su precio, por supuesto). Nosotros apenas podíamos soñar con eso así que mirándolos pasar seguimos rumbo.

Fue así que después de recorrer las calles mas céntricas de París, llegamos a las puertas del Teatro Opera. Nos sacamos unas fotos por fuera y entramos al hall principal, para chusmear un poquito más adentro, pero a partir de aquí ya te cobran entrada para verlo, la cual no íbamos a pagar, aunque seguramente vale la pena. Pero nosotros no es que seamos fanáticos de visitar museos y teatros! Nos gusto mucho como todo en esta ciudad por su arquitectura.

El siguiente destino fue la famosísima pirámide de cristal bajo la cual descansa el Museo de Louvre. Acá la historia se repetía… gente y más gente dando vueltas por la hermosa plaza y una cola impresionantemente larga para poder entrar.

Nosotros no teníamos tiempo para colas, la verdad, así que decidimos sacarnos unas fotos con la particular estructura del museo caminar por los alrededores y seguir camino.

Decidimos desviarnos un poquito para llegar hasta “El Parque de los Príncipes”, el estadio del Paris Saint Germain (PSG) donde justamente se jugaría en los días posteriores la final de la Champion’s League entre el Barcelona y el Arsenal de Inglaterra. Luego fuimos hasta el mítico Roland Garros donde se disputa uno de los principales torneos de tenis del mundo, lástima que estaba cerrado y no pudimos entrar a conocer las pistas.

Pasada esta parada seguimos hacia uno de los tantos lugares significativos aquí, el Arco del Triunfo, construido entre 1806 y 1836 por orden de Napoleón Bonaparte para conmemorar la victoria en la batalla de Austerlitz.Impresiona verlo ahí en medio de una rotonda desde la cual parten 5 avenidas que marcan la distribución clara de la ciudad, entre las cuales destaca la famosa Champs Elysse, con sus anchas veredas y sus locales que invitan a comprar a los mas adinerados… 

Una vez en el Arco pagamos 5 euros para poder apreciar las vistas desde arriba y, aunque la altura no es muy significativa, vale la pena verlo todo desde esa perspectiva en la cual pudimos sentirnos el ombligo de Paris.Ya con el atardecer casi con nosotros nos dirigimos al lugar mas esperado y deseado de toda la visita. La Torre Eiffel, es sin lugar a duda el “símbolo” no solo de París sino del país. Inicialmente nombrada torre de 300 metros es una estructura de hierro construida por el ingeniero francés Gustave Eiffel.

Es la construcción mas alta de la ciudad, con unos 324mts, que por ende ofrece unas vistas maravillosas de la “la cuidad de las luces”. Existen diferentes precios en las entradas, para poder llegar a la cima cuesta €11,50… y es altamente recomendado!!!! Nosotros no íbamos a subir porque ya era casi de noche, lo dejaríamos para el siguiente día, pero no podíamos perdernos la belleza de Paris de noche y con ella ver a la Torre con sus miles de luces que hacen sentir que la navidad todavía se hace presente… ESPECTACULAR!

No se puede decir menos de una experiencia así! Hicimos una última parada para poder ver, aunque sea desde fuera, con sus luces encendidas el mítico Cabaret Moulin Rouge en el barrio bohemio de París.Pudimos disfrutar esa imagen que tantas veces habíamos visto en fotos y películas y al que algún día entraremos pagando la módica suma de 100 euros por dos horas de show o casi 200 por entrar a tomar una copa, cenar y disfrutar del show como se debe!

Ahora si el día estaba completo, podíamos volver al Hotel tranquilos por todo lo que nuestras retinas habían podido grabar una y otra vez para poder finalmente guardarlo todo en la memoria! De pasada al hotel nos comimos un Kebab y concluimos el día cansados pero mas que felices.

El día 16/4 nos encontró despiertos bien tempranito, y como los chicos (Yana y Luis) tuvieron el sueño un poco más profundo, decidimos salir solos con la fe de encontrar la manera de llegar hasta el centro de la ciudad.

Al final elegimos el metro que tenía parada relativamente cerca del hotel. Tomamos un bus en la esquina del hotel que nos dejo en la parada mas cercana del metro y allí estábamos, por solo 2 euros viajando al mismo centro de París. Esta vez el destino elegido era la Avenida “Champs Elysee”, la principal avenida de la ciudad. Mide 1910 metros de longitud, y va desde el Arco del Triunfo hasta la plaza de la Concordia. Los parisinos la consideran la avenida más hermosa, famosa y elegante del mundo…. No sabemos si la mas hermosa, pero la mas cara seguro!!!!

El metro nos dejó justo al lado del Arco del Triunfo y desde allí paseamos durante unas 2 largas horas por los casi 2km hasta llegar al otro extremo, como ya comentamos, en la plaza de la Concordia. Ya habíamos quedado con los chicos en encontrarnos en el Teatro Opera para seguir paseando pero antes nos escapamos unas calles hasta el Hard Rock Cafe para comprar nuestro habitual pin.

Ya reunidos con ellos en el punto de encuentro fuimos directamente hacia la Torre Eiffel para poder subir y apreciar las vistas desde su terraza en las alturas. Y así fue, la cola no duró mas que una hora y una vez dentro comenzamos a subir.

Diferentes ascensores y en diferentes etapas nos hicieron llegar finalmente a la cima de la torre, justo cuando estaba oscureciendo. Desde la cima la ciudad toma un color diferente e inimaginable! Parece que frente nuestro tuviésemos una maqueta de una enorme ciudad perfectamente diseñada. INCREÍBLE! El clima nos permitió obtener las mejores vistas que se pueden pedir y nuestros ojos una vez mas pudieron retener esas imágenes para siempre. (Nuestra inexperiencia fotográfica nos impidió sacar fotos como la gente… ya volveremos…)

Con el deber “casi” cumplido, ya que nos quedaron unas cuantas cosas por ver (buena excusa para volver no?) y con un largo viaje directo a Barcelona esperándonos nos fuimos al hotel a organizar todas nuestras cosas ya que al día siguiente tocaba iniciar el camino a la tan triste vuelta al trabajo…

Aca van algunas fotos mas…

GALERIA PARIS