¿Un pasaporte es mas importante que un titulo universitario?… Navegando por la web nos encontramos con este interesante texto que nos dejo pensando y nos gustaría compartir con todo el mundo.

Como el titulo de la entrada ya lo adelanta, Gloria Atanmo, una estudiante norteamericana explica en una entrevista con la web Elite Day porque desde su punto de vista y gracias a su experiencia, un pasaporte es mas importante que un titulo universitario.

Solo con este titulo el texto ya genera cierta controversia pero los ejemplos y reflexiones que Gloria hace te dejaran pensando… ya lo veras.

A Student Of The World: Why A Passport Is More Important Than College?

When I look at my degree and all the effort and time that went into producing it, I’m damn proud of that expensive piece of paper that defined so much of my being (before Sallie Mae reduced me to a puddle of tears, that is).

But still, my degree is a product and summation of years of dedication (read: procrastination) and studying.

Some of my greatest friends and mentors came from Baker University and my study abroad experience, so really nothing could ever replace my college degree.

Growing up, we’re told that a college degree makes you stand out from the bunch. It’ll give you the upper hand in the rabid pool of American job seekers.

It’ll put you in the elite group of distinguished college graduates who studied (and drank) their way to that hard-earned degree.

What they didn’t tell me back in 2000 is that 15 years later, a college degree would basically be equivalent to a high school diploma.

With more universities and programs catered to helping first-generation college attendees succeed, college degrees now come a dime a dozen, and no longer put me in front of the rat race.

And, let’s not get started on the jobs that require two-to-three years of working experience straight out of college and never mind the fact that this is the exact experience you’re trying to obtain.

You need to first find experience elsewhere before bringing that experience over here… because, post-grad life. Because America. Because what even?

The number of people who can find a direct correlation between their degree and their jobs are slim.

Unless you’re going into specific fields of teaching, law or medicine, that business or communications degree will work at just about anywhere that’s hiring.

And the reality is, you might get stuck working next to the guy without a GED, yet making the same minimum wage.

Nonetheless, my degree did get me my first job abroad in the UK at the number-one study abroad institution in America at Harlaxton College.

But to be honest, it was my experience that landed me the position, not my degree.

Since I was there as a student, I developed a relationship with the staff. My skill set in design, media and photography were desirable assets for the position they were looking to fill.

Having a degree was a requirement for the job ad, but any degree would’ve sufficed because it was more so my experience they were interested in.

So, because I had been abroad previously (oh hey, thanks, passport), and had gone through the same courses and had the same experiences future students would, it helped solidify me as a suitable candidate.

And now, a year later, the jobs and work I do are solely from the hustle and grind I developed outside of the classroom: photography, basketball, blogging and teaching English.

My degree was in interdisciplinary mass media and arts because whatever it is I thought I wanted to do in life, I thought this degree could be all-encompassing.

I love to write, design, create and do photography. But, what kind of job or label did I fit under?

Therein lies my “problem.” I’ve never felt I was ever defined by one title or label, which is why a degree was merely a ribbon on an already-boxed package ready to be shipped.

My degree makes me look better on paper. Maybe I appeared more sophisticated and educated in the eyes of employers, but the better part of me was formed and shaped from traveling the world.

Entrepreneurship is a curvy yet narrow field that some pursue and others look down on. Often, we’re told to “get a real job,” which, I’m still not sure what it means.

Get a real job and complain about it every day when I have to wake up? Get a real job and waste my life away working 40 plus hours for someone who half the office doesn’t even respect?

Get a real job and convince myself that 50 years in the workforce will guarantee me all the savings I need for a comfortable retirement?

But let’s cross our fingers that my health, able body and circumstances will allow me to do all my heart’s desires once those glory years come.

Again, when I was younger, I was given this clean-cut list of top-earning professions as if that would motivate me to pick what made me money instead of what made me happy.

The thing is, when you’re told to go into a career for the money, you lose sight of your purpose along the way. I truly believe the love of money is the root of all evil, and if you spend your life chasing it, you’ll never have enough.

One of the scariest traits a person can have is greed; once he or she starts loving things and money more than people, he or she has lost the human touch. Own your money, but don’t let it own you.

If I haven’t ruffled enough feathers by now, allow me to dive face-first into the bird’s nest with this list of differences between a degree and a passport:

– A degree opens you up to a job.

– A passport opens you up to the world.

– A degree costs you years of debt/payments/savings.

– A passport costs you $110 (in America).

– A degree makes you think four to five years is enough to decide on a career.

– A passport makes you think four to five years is enough to figure out your life.

– A degree completes your résumé.

– A passport puts a stamp on it.

– A degree puts you at the disposal of employers.

– A passport puts the world at your disposal.

– A degree teaches you how to finish your business in school.

– A passport teaches you that there’s unfinished business in the world.

– A degree shows you’ve taken lots of exams.

– A passport shows you’ve taken lots of risks.

– A degree will fill your pride.

– A passport will fill your memories.

– A degree will help get your foot in the door.

– A passport will help keep you in the room.

My point is this: If I had to choose one, I’d pick my passport over my college degree.

Having possession of both has allowed me to see the advantages of what one can get me over the other.

My passport has afforded me a life I never thought my wallet could grasp. My passport has changed the way I see the world; my passport has taught me to love harder, feel deeper and think wiser.

I have compassion and understanding for people, religions, customs, traditions and lifestyles I never gave a second thought to prior.

A passport has opened me up to a world of discovery, adventure and knowledge.

My passport has single-handedly changed my life for the better, and if you told me to give up one or the other, I’d practically thrust my degree into your arms (along with a slew of debt), and bid thee farewell as I took off on another adventure.

Confession: I’m a college graduate, but I’ve used my passport more than my degree.

If my passport cost as much as a degree, it would still be the best investment I ever made.

The most important things to know about life are learned outside of the classroom.

Love, compassion and open-mindedness are curriculums in the school of travel, and as far as I’m concerned, this kind of education is on a whole other degree.

FUENTE EliteDaily

Una estudiante del mundo: ¿Por que un Pasaporte es mas importante que un titulo Universitario?

Cuando miro mi título y todo el esfuerzo y el tiempo que me llevo “producirlo”, me siento muy orgullosa de ese pedazo de papel tan caro que definió gran parte de mi ser.

Pero aún así mi título es el resultado de una sumatoria de años de dedicación (léase: dilación) y estudio.

Algunos de mis mejores amigos y mentores provienen de la Universidad de Baker y de mi experiencia de estudio en el extranjero, así que realmente nada podría reemplazar mi título universitario.

A medida que crecemos nos dicen que un título universitario te hace destacar por sobre los demás y que te dará ventaja entre en el enajenado grupo de solicitantes de empleo estadounidenses.

Te hacen creer que te colocará en la élite de distinguidos graduados universitarios que estudiaron (y bebieron) a su manera para conseguir ese titulo tan difícil de obtener.

Lo que no me contaron allá por el 2000 es que 15 años después, un título universitario equivaldría básicamente a un diploma de escuela secundaria.

Con más universidades y programas dedicados a ayudar a los universitarios de primera generación a tener éxito, ahora sobran títulos universitarios y ya no me ponen al frente de esta “carrera de ratas”.

Y ni hablemos de los trabajos que requieren dos o tres años de experiencia laboral cuando recién sales de la universidad y justamente esta es la experiencia que intentas obtener.

Primero debes adquirir experiencia en otro lugar antes de traer esa experiencia de regreso … porque, así es la vida del graduado. Porque esto es América. Porque… ¿Por qué?

El número de personas que pueden encontrar una correlación directa entre su título y su trabajo es escaso.

A menos que vaya específicamente al sector de la enseñanza, derecho o medicina, ese título comercial o de comunicaciones te servirá en casi cualquier lugar que esté buscando gente.

Y la realidad es que podrías estar atrapada trabajando al lado de un chico sin titulación y ganando el mismo salario básico que él.

Sin embargo, mi título si que me ayudo a conseguir mi primer trabajo en el extranjero. En el Reino Unido y en Harlaxton College, la principal institución de estudio en el extranjero.

Pero para ser honesta, fue mi experiencia lo que me dio el puesto, no mi título.

Estando allí como estudiante desarrollé una gran relación con el personal. Y mis habilidades en diseño, medios y fotografía eran justo lo que estaban buscando para ocupar la plaza vacante.

Tener un título era un requisito para el puesto, pero ningún título hubiera sido suficiente ya que porque era en mi experiencia en la que estaban interesados.

Entonces, como ya había estado en el extranjero anteriormente (hey!, gracias pasaporte) y había pasado por los mismos cursos y tenía las misma experiencia que los futuros estudiantes, me ayudó a consolidarme como la candidata idónea.

Y ahora, un año después, los trabajos que hago son únicamente gracias al ajetreo y la rutina que desarrollé fuera del aula: fotografía, baloncesto, blogs y enseñar inglés.

Mi título era en medios de comunicación y artes ya que sea lo que fuere que yo pensaba que quería hacer en la vida, pensé que este título podría complementarse.

Amo escribir, diseñar, crear y hacer fotografía. Pero, ¿en qué tipo de trabajo o etiqueta encajé?

Ahí reside mi “problema”. Nunca me había sentido definida por un título o etiqueta, porque un título no era más que el moño de una paquete ya cerrado y a punto de ser ser enviado.

Sobre el papel mi título me hace lucir mejor. Tal vez parezca más sofisticada y educada a los ojos de los empleadores, pero la mejor parte de mí se construyo y moldeo a partir de viajar por el mundo.

El emprendimiento es un estrecho campo curvilíneo que algunos persiguen y otros menosprecian. A menudo, se nos dice que debemos “conseguir un trabajo real”, que por cierto todavía no estoy segura de lo que significa.

¿Conseguir un trabajo real y quejarme de él cada día al levantarme? ¿Conseguir un trabajo real y perder mi vida trabajando mas de 40 horas para alguien que la mitad de la oficina ni siquiera respeta?

¿Conseguir un trabajo real y convencerme de que 50 años en el mercado laboral me garantizarán todos los ahorros que necesito para una jubilación decente?

Pero crucemos los dedos para que mi salud, mi cuerpo y las circunstancias me permitan hacer todo lo que mi corazón desea una vez que lleguen esos años de gloria.

Insisto, cuando era joven me dieron esta lista de las profesiones mas rentables, como si eso me motivara a elegir lo que me de dinero en lugar de lo que me haga feliz.

La cuestión es que cuando te dicen que escojas una carrera por el dinero que puedas ganar, sin dudas que pierdes de vista tu propósito. Realmente creo que el amor por el dinero es la raíz de todo mal, y si pasas tu vida persiguiéndolo, nunca tendrás suficiente.

Uno de los rasgos más aterradores que una persona puede tener es la codicia. Una vez que él o ella comienza a amar a las cosas materiales y al dinero más que las personas, él o ella ha perdido su parte humana. Debes ser dueño de tu dinero, pero no dejes nunca que el dinero sea tu dueño.

Si aun no he generado suficiente revuelo, permitirme terminar de agitar a la manada con esta lista de diferencias entre un título y un pasaporte:

– Un título te abre las puertas a un trabajo

– Un pasaporte te abre las puertas al mundo.

– Un título te cuesta años de deudas/pagos/ahorros.

– Un pasaporte te cuesta $110 (en Estados Unidos).

– Un título te hace pensar que entre cuatro y cinco años es suficiente para decidir una carrera 

– Un pasaporte te hace pensar que entre cuatro y cinco años es suficiente para descubrir tu vida.

– Un título completa tu currículum.

– Un pasaporte pone un sello en él.

– Un título te pone a disposición de los empleadores.

– Un pasaporte pone el mundo a tu disposición.

– Un título te enseña cómo terminar tu negocio en la escuela.

– Un pasaporte te enseña que hay asuntos pendientes en el mundo.

– Un título muestra que has tomado muchos exámenes.

– Un pasaporte muestra que ha tomado muchos riesgos.

– Un título llenará tu orgullo.

– Un pasaporte llenará tus recuerdos.

– Un título te ayudará a poner un pie en la puerta.

– Un pasaporte te ayudará a mantenerte en la habitación.

A lo que voy: si tuviera que elegir uno, elegiría mi pasaporte sobre mi título universitario.

Tener posesión de ambos me ha permitido ver las ventajas de lo que uno puede obtener sobre el otro. Mi pasaporte me ha dado una vida que nunca pensé que mi billetera pudiera soportar.

Mi pasaporte me ha cambiado la forma de ver el mundo; me ha enseñado a amar más, a sentir más profundamente y a pensar de forma mas sabia.

Tengo compasión y comprensión por las personas, las religiones, las costumbres, las tradiciones y los estilos de vida. Nunca pensé en priorizar.

Un pasaporte me ha abierto a un mundo de descubrimiento, aventura y conocimiento.

Mi pasaporte me ha cambiado, pero solo para mejor. Y si me dijeses que renunciara a uno u otro, sin dudas te dejaría mi mi titulo (junto con un montón de deudas), me despediría a la vez que despego hacia mi próxima aventura.

Confesión: Soy graduada de la universidad, pero he utilizado mi pasaporte más que mi título.

Si mi pasaporte costara tanto como un título, igual sería la mejor inversión que hice.

Las cosas más importantes que hay que aprender sobre la vida se aprenden fuera del aula.

El amor, la compasión y la mentalidad abierta son currículos en la escuela de viajes, y en lo que a mí concierne, este tipo de educación está en otro nivel.

 

¿Que opinas? ¿Muy bueno no?