El día 31/11/12 hicimos el check out en el hotel y recorrimos los escasos 250 metros que separan el hotel de la estación de autobuses de Cancún centro, mas comúnmente llamada “Estación ADO”, y compramos los tickets de ida a Puerto Morelos (24 MXP c/u – 30 min).

Puerto Morelos es el principal puerto del estado Quintana Roo y se encuentra a tan solo 36 KM al sur de Cancún. Es un pueblo muy pequeño donde la actividad pesquera era lo mas importante aunque hoy en día la industria turística le va ganando terreno poco a poco.

Su principal atracción, a parte de las tranquilas playas de arena blanca, es su increíble arrecife que se encuentra muy cerca de la costa, fue declarado Parque Nacional y dicen que es el segundo arrecife mas grande del mundo.

A parte de visitar las playas, fuimos a Puerto Morelos a encontrarnos con Zdenek y Mari, una pareja viajera de República Checa que habíamos conocido hace mas de 8 meses en Camboya, cuando coincidimos en Rabbit Island (Camboya)!!!! La casualidad quiso que sin planearlo nos encontremos en el mismo país y a solo 30 min de distancia!! 

El autobús de ADO nos dejo en el cruce de las rutas y aun nos separaban 2km hasta el pueblo, nos habían informado de un colectivo local que hace el trayecto y tuvimos la suerte de que nos bajamos del autobús y enseguida paso. Nos subimos al destartalado colectivo que por 5 pesos te deja en la calle principal y única plaza que tienen el pueblo. 

Ni bien llegamos nos encontramos con Zdenek y nos acompaño hasta el hostel mas barato (tampoco hay muchos) ubicado en el extremo sur de la calle principal. Se llama HOSTAL SECRETO y pagamos 250 MXP la habitación doble con baño compartido, Wifi, mosquitera y toallas. Lo lleva una madre con su hija que la verdad son muy simpáticas.

El hostal esta bastante bien, es lo mas barato del lugar y mucho mas no se puede pedir, pero al ser este el tercer alojamiento que conocimos en Yucatan podemos decir que, al menos en esta zona de México, hostal barato es sinónimo de descuidado y de un poquito sucio. Quizás se pasan de lo “rustico” a lo dejado, se notaba que había cosas que no las limpiaban hace tiempo. Pero bueno, sigue estando aceptable para pasar unos días. 

Dejamos las cosas, paramos en el primer lugar que encontramos para comer y salimos de paseo por la playa. Un paseo que duro mas de 1 hora de ida y otro tanto de vuelta, poniéndonos al día con los viajes, disfrutando de la belleza que nos rodeaba pero sobretodo de la paz que se respira en este lugar. Terminamos el día cenando con los chicos.

El día 1 de Noviembre, con tan solo abrir los ojos vimos que nos esperaba un hermoso día para disfrutar de la playa, así que eso hicimos… desayuno y a ¨lagartear¨.

Digamos que la playa estaba casi entera para nosotros solos, así que estiramos los pareos en el primer lugar que nos llamo la atención y a disfrutar se ha dicho! Arena blanca, la energía del sol, el sonido del mar y alguna que otra ave que pasaba por ahí hicieron de ese rato un momento de relax total.

Ya con el sol achicharrándonos, levantamos “campamento”, compramos algo para comer y nos sentamos a la sombra en unos bancos de la única plaza del pueblo. 

Una vez con la panza llena y la digestión a punto caramelo salimos en busca de otro lugar para pasar un rato mas en la playa. Encontramos el sitio ideal para refugiarnos un poco del calor y de los fuertes rayos del sol. La sombra de las hojas de unos cocoteros y las aves dueñas del lugar, fueron los únicos testigos y compañía del que fue, hasta ahora, el día de playa mas tranquilo que hayamos tenido en México.

Por la tarde nos reunimos con Zdenek y Mari para tomar algo en el muelle. Tuvimos la suerte de ver como salia la luna por detrás del mar como si fuera una bola de fuego que se fue apagando a medida que abandonaba la linea del horizonte. Después de una rato de charla nos despedimos de los chicos ya que nosotros debíamos seguir viaje. Nos quedamos con muchísimas ganas de visitar los arrecifes y ver la cantidad de increíbles peces y corales de los que todo el mundo comenta, pero el presupuesto ahora esta ajustado y ya teníamos planeado visitar Valladolid, las ruinas de Chichen Itza y Playa del Carmen antes de abandonar Mexico, así que lo dejaremos para otra ocasión… 

El día 2 ni bien salimos del hostel, tempranito por la mañana, nos interceptó una minivan ofreciéndonos por 5 MXP llevarnos hasta el cruce. Aceptamos contentos de no tener que caminar con la mochila y antes de lo previsto ya estábamos en la rudimentaria caseta donde se compran los tickets del colectivo. Ahí esperamos el que nos llevaría de regreso a Cancún para seguir viaje a Valladolid.

Sin duda tenemos que volver a Puerto Morelos ya que es, por nuestra forma de ser, el lugar idóneo para relajarse, disfrutar de las tranquilas y vacías playas, su mar caribe y vivir al ritmo lento que llevan en este pueblo.

Aquí la galería de imágenes completa!

GALERIA PUERTO MORELOS