Después de un rico café con medialunas en el hostel de Rosario nos fuimos en colectivo a la estación de ómnibus donde el Micro de la empresa Tata Rapido (39 pesos) nos llevaría a la cuidad de Santa Fe. Partimos a las 8.20hs y llegamos sobre las 10.45hs. Como no teníamos pensado pasar la noche en Santa Fe sino en Paraná, nos deshicimos de las cosas dejándolas en un locker de la estación (casillero grande 10 pesos 24hs) y salimos de paseo.

En la plaza España, a pocos metros de la terminal, tomamos el colectivo linea C y nos bajamos en el puente colgante de la ciudad. El paisaje de la costa se ve mucho mas enriquecido desde ese punto y es lugar de encuentro para los santafesinos…

Mucha gente se da cita sobre la costanera para realizar diferentes ejercicios: jóvenes corriendo, chicas haciendo footing, hombres caminando solos o acompañados y alguna que otra parejita disfrutando del calor del sol y el amor primaveral. Cruzamos hacia el otro lado del río donde se puede ver que hay algunas playas, chiringuitos y restaurantes que funcionan solamente en verano.

Seguimos el recorrido de la costanera hasta un faro y emprendimos el regreso al centro de la ciudad luego de comer una rica pizza en cono allí cerca. Caminando por la peatonal nos dimos cuenta que no hay mucha vida (por no decir que no hay ninguna!!!) en esas calles después de las 14hs ya que todos los negocios cierran sus puertas dejando el centro de la ciudad totalmente desolado. Regresamos  a la estación terminal luego de haber probado los típicos alfajores santafesinos y sobre las 15hs nos tomamos el bus de la empresa Etencer que, una vez atravesado el túnel subfluvial, nos dejo en la estación de la ciudad de Paraná sobre las 18hs.

Desde ahí tomamos el colectivo linea 10 en Av Ramirez y Colon que nos dejo en la puerta del camping Toma vieja (16 pesos la carpa por noche). Nuestra estadía no seria demasiado extensa en la ciudad, decidimos tomarnos Paraná como un paréntesis de descanso y relax disfrutando así de una fabulosa jornada de campamento.

Como decíamos: llegamos al Camping, donde muy amablemente nos recibió el cuidador y nos indicó cual seria el mejor sitio para armar la carpa…. cerca de un arbolito por la sombra que nos daba.

En 15 minutos la carpa estaba en pie… Javi se ocupó de prender el fuego, las chicas de preparar el mate y en esa atmósfera de paz y amor dábamos por iniciado el verdadero sentido del viaje…. vida al aire libre, naturaleza y tranquilidad, que por sobre todas las cosas, nos hacía falta después de tantas ciudades visitadas!! Luego de unos ricos choripanes llego la hora de la ducha y de ir a dormir!!!El 27 no encontró vagos para salir del camping y si a ello le sumamos que coincidimos con el censo nacional, y todos los locales estaban cerrados y las frecuencias de colectivos se veían afectadas, fue por decisión unánime reclutarnos en el entorno natural que nos envolvía. 

Después de ser censados en nuestra “vivienda móvil” localizada en el “alambrado sin número” y siendo Javi el cabeza de familia, salimos a dar un paseo por los alrededores…. llegamos así a un camino sinuoso que nos permitió hacer algunas fotos a la vera del río Paraná.
Tomamos sol en el camping, comimos, y sobre las 17hs estábamos tomando el colectivo linea 10 con dirección a la terminal de ómnibus. Esperamos unas 4 horas y nos subimos al micro que nos llevaría a Posadas…  
Aca las pocas fotos que quedan…
GALERIA SANTA FE Y PARANA